Cojines: el toque final en la decoración

Publicado el 05/01/19 23 2019

Los cojines aportan color, calidez, estilo y tendencia a cada rincón del hogar. Además de su funcionalidad confortable, son uno de los elementos clave para la decoración de los espacios.

Son el instrumento ideal para cambiar el aspecto de tu salón, renovar el ambiente decorativo de tus espacios o ayudarte a conseguir el estilo que estás buscando.  Sea cual sea el efecto que quieres conseguir, es importante elegirlos bien, saber combinarlos y, finalmente, colocarlos con gracia.

Aunque no hay una fórmula mágica, sí hay pequeños trucos para lograr un resultado perfecto…

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de colocar cojines es la simetría. Es decir, que exista un equilibrio entre todos ellos y no parezca que han sido tirados sobre el sillón de forma aleatoria.

¿Cuántos coloco?

Crea una composición con 2, 3 o 5 cojines y colócalos por tamaños: el mayor apoyado en el brazo del sofá y delante los pequeños.

  • Colocados en cada esquina del sofá: En primer lugar lo que tenemos que decidir es si queremos un efecto sutil de los cojines o una gran presencia de éstos. Si los colocamos a cada extremo del sofá, serán muy útiles para sentirnos cómodos sin que nos agobie una gran cantidad de cojines, al mismo tiempo estarán aportando su toque de diseño.

 

 

  • Colocados a lo largo de todo el sofá: Válido para los estilos más clásicos como para los interiores de líneas sencillas, colocar cojines en toda la superficie del sofá hará que resalten las propiedades típicas de ambas opciones. Una porque continúa la línea decorativa y la otra porque crea contraste. También es buena opción si consideramos que el entorno nos ha quedado un tanto minimalista. Una acumulación de cojines romperá esa seriedad y le dará un punto de dinamismo, resultando así más cercano.

 

 

  • Cuando tienes un sofá seccional asegúrate de usar las esquinas para los cojines, aquí combinaciones de 3 son la mejor opción para formar conjunto entre todos a través del tamaño, la textura/estampado y el color.

 

Color y textura

Si tu sillón es de un tono neutro y unicolor, ¡entonces ya tienes el lienzo ideal! Puedes incorporar cojines para sofá de colores llamativos que se diferencien del mueble. O, también, colocar cojines de tonos similares, pero tal vez buscar el toque original con una manta contrastante o con texturas. Si por el contrario, la tela es de colores fuertes, entonces puedes decorarlos con objetos de tonos más neutros.

Estampados

Hay infinidad de estampados en cojines, casi tantos como gustos. El truco para mezclar varios prints, como rayas, flores y topos, junto con algún cojín liso no es otro que buscar modelos que tengan un color en común. Así, aunque los estampados sean muy distintos, el color les unificará y dará vida al ambiente sin resultar estridente. Te recomendamos escoger un color dominante, máximo dos, y todos deberán contener estos colores o bien combinar con ellos. Si utilizas demasiados estampados diferentes, corres el riesgo de saturar el ambiente.

 

 

Cojines en forma

Cuadrados, rombos, triángulos, círculos… ¡hay de varias formas! 

Lo ideal es mezclar cojines de distintas formas y jugar con las medidas para conseguir dinamismo en la decoración. Puedes juntar cojines cuadrados de distinta proporción u optar por una fusión de cuadrados y rectangulares, o incluso redondos, para que se pueda ver un poco de cada uno de ellos y logres un poco de dinamismo.

Prueba a hacer todas las combinaciones necesarias hasta estar contento con el resultado. Te recomendamos colocar los más pequeños delante y los grandes detrás, así crearás sensación de profundidad.

 

 

Consejos importantes:

  • Elige diferentes tamaños para darle volumen y movimiento a una habitación, así evitarás sensaciones planas. Las medidas más comunes son 60 x 60 cm, 50 x 50 cm y 45 x 45 cm.
  • El tamaño de los cojines deben ser proporcionales al tamaño del sofá o la cama en el que vayamos a colocarlos.
  • Se recomienda emplear el color en los cojines y elegir un tono neutro para el sofá; de ese modo, se crearán contrastes.
  • Por capas: se usan los cojines más grandes a los extremos y se colocan por orden de tamaño, los más pequeños hacia el centro.
  • Combina telas, texturas y colores que logren una perfecta armonía.
  • En espacios más informales, alternativos, o ambientes juveniles, puedes ser un poco más creativo y atreverte a combinar cojines de colores fuertes, con formas novedosas y otro tipo de materiales menos convencionales.

Con estos consejos, seguro que te resultará mucho más fácil darle un nuevo look a tus espacios. Anímate y empieza a renovar tus ambientes…