Convivencia familiar: ¿Cómo hacer que las cosas funcionen?

Publicado el 08/15/20 00 2020

La emergencia sanitaria que estamos atravesando en muchos países y que obliga a las familias a permanecer en sus casas, está poniendo a prueba la convivencia familiar. La combinación de teletrabajo y niños sin clases, puede resultar difícil, pero también puede que sea una oportunidad para mejorar nuestras relaciones y adquirir nuevos aprendizajes. 

El ritmo de vida ha parado de golpe y es muy probable que durante los días exista una reconexión con nuestra familia. Esta es la oportunidad de trabajar en conjunto, promover la empatía y vencer los miedos. La organización familiar se vuelve indispensable para compaginar trabajo, deberes y tiempo libre.

Estas son algunas recomendaciones que hoy Colineal te trae para una buena convivencia familiar: mantener horarios y la rutina habitual, acostarse y levantarse a la misma hora, establecer horarios para las tareas y juegos, etc. Es importante que sepas que cuando los niños sienten que son tomados en cuenta, es más sencillo que están dispuestos a cumplir sus tareas. 

  1. Existen ocasiones en las que anhelas que todo se cumpla y terminas haciéndolo tú mismo. Este es el momento ideal para trabajar en la autonomía de tus hijos a la hora de vestirse, doblar su ropa o ducharse. De igual manera, muchas de las tareas del hogar pueden ser realizadas por ellos mismos, fomentando así la seguridad en sí mismos y estimulando la capacidad de colaboración; cómo poner la mesa, tender la cama, recoger, recoger los juguetes, etc. 
  2. Este es el mejor momento para reforzar la comunicación, conocer mejor sus fortalezas y debilidades y, sobre todo, para trabajar sobre debajo. Enséñales a tus hijos valores como la empatía, la cooperación, la responsabilidad, el cumplimiento de normas, el respeto a los demás, la solidaridad o la necesidad del respeto de los espacios de cada uno en el hogar (autocuidado). 
  3. Fortalece el vínculo con tu familia a través de juegos, desconectarse de los teléfonos puede traer grandes momentos de diversión en familia. 
  4. Reflexionar sobre la necesidad de mantener a los niños ocupados todo el tiempo. Los niños necesitan calma y sosiego para interiorizar los estímulos que les llegan. La mayoría están empezando ahora a conocer el aburrimiento y no debemos olvidarnos que el juego libre es indispensable para el autocontrol, la planificación y la creatividad.
  5. Bajar nuestro nivel de exigencia, esta nueva situación precisa que asimilamos muchos cambios. Seleccionar aquellas batallas con los niños que merezcan la pena o sean importantes de verdad. Tener pequeñas concesiones con los niños.
  6. Cuidarnos en la medida de lo posible para también cuidar de nuestros hijos, no salgas al menos que sea necesario y comunícate con tus seres queridos que sean parte del grupo vulnerable para ver cómo llevan la situación. 
  7. Es el momento de devolver nuestros cuidados a los abuelos, quienes han cuidado de los niños todo este tiempo. Contribuir al compromiso que tenemos con ellos ahora, cuidando de ellos y tomando conciencia colectiva para proteger su salud.

Valoremos cada segundo, cada sonrisa, cada detalle. Vamos a cumplir con la campaña #YoMeQuedoEnCasa salvemos vidas y retomemos los momentos en familia.