Cuál es el tamaño ideal de la alfombra según la estancia

Publicado el 08/07/19 42 2019

Una alfombra, aparte de decorar una estancia, también funciona para delimitar espacios, destacar la importancia de una zona, aportar luminosidad o proteger el piso de tus espacios. Si escoges una alfombra demasiado grande, esta puede empequeñecer el espacio y, por el contario, si es demasiado pequeña, puede parecer fuera de lugar.

Decidir el tamaño de una alfombra puede parecer complicado, pero no habrá nada más lejos de realidad si sigues estos fáciles pasos.

En la sala

Para salones grandes lo más adecuado es una gran alfombra sobre la cual quede todo el mobiliario, con espacio suficiente para que los muebles no queden demasiado apretados.

Si tu salón no es demasiado grande y tienes muebles pegados a la pared, lo ideal es que las patas delanteras de los sillones y sofás estén todos sobre la alfombra.

En el comedor

En la zona de comedor, las alfombras se utilizan sobre todo para delimitar el ambiente, además de amortiguar el sonido y decorar. Es importante que la alfombra que se elija para este espacio sea lo suficientemente grande como para que, cuando se corran las sillas para sentarse, no se atoren con el borde de la misma. La distancia mínima para esto son 75 cm, por lo cual te recomendamos medir la mesa del comedor y sumar unos 150 cm por lado.

En el dormitorio

Una alfombra puede ser el detalle que complemente la decoración de un cuarto. Una de las opciones es que cubra toda la superficie de la cama, sus laterales y la zona de los pies, evitando la zona de las mesas de noche. También debes dejar una distancia suficiente con los armarios, escritorios u otros elementos de la habitación, de forma que no se pegue con ellos.

También se puede colocar una alfombra en la zona de la cama y sus dos lados que cubra la zona de las mesas de noche pero evitando el suelo del pie de la cama.

Una opción más asequible es la de colocar sólo dos alfombras en a los lados de la cama, también podemos añadir una a los pies.

En cuanto a la forma:

Si el espacio es alargado, lo ideal sería que elijas una alfombra de forma rectangular. Para un espacio cuadrado, elige una alfombra también cuadrada. De este modo conseguirás mantener las proporciones de la estancia correctamente, aportando mayor equilibrio visual. Reserva las alfombras redondas para aportar originalidad a un ambiente.

Ahora sí, ¡manos a la obra!